Lo que de verdad NO importa

Acudo al V congreso que celebra la Fundación LQDVI (Lo Que De Verdad Importa) en Palma de Mallorca. Su presidente de honor, Rafael Nadal. Acude a la rueda de prensa haciendo un hueco en su apretadísima agenda después de habernos demostrado a un grupo de privilegiados lo que entraña ser un deportista de élite. Un durísimo entrenamiento a pleno sol en el que Rafa ha sudado lo indecible para dejarnos ver el significado de valores como esfuerzo, constancia, trabajo, superación o sacrificio. Tras el entrenamiento acudimos a una rueda de prensa presidida por él, junto a la directora de la Fundación, María Franco. Otro ejemplo a seguir. Junto a ellos, los patrocinadores y, desde mi punto de vista, con permiso de Rafa, las tres personas de más relevancia, los ponentes de este congreso que van a hablar de más valores. Los que de verdad importan. Carmen Cordón, hija de Publio Cordón, secuestrado y asesinado por el GRAPO; Jorge Font, que a los 19 años, con una brillante carrera dentro del esquí acuático, sufrió un accidente que le dejó tetrapléjico; y el ex tenista Alex Corretja, otro ejemplo de esfuerzo y disciplina. Tres seres humanos dispuestos a enfrentarse en una horas a miles de jóvenes para hacerles ver que la vida, pase lo que pase, se puede vivir de una manera maravillosa. Esperaban pacientes a las preguntas que surgieran y, como el resto de los presentes, se vieron sorprendidos por algunos periodistas que no debían de saber bien a donde iban. Lo siento, pero no he entendido a mis compañeros de mi profesión. Que en esta rueda de prensa lo único que les importaba es que Rafa no estuviera ganando como lo hacía antes. Metiendo el dedo en la llaga. Sin importarles todo lo que hasta ahora ha ganado. Preguntando lo que de verdad NO importa. Y Rafa, contestando con educación y paciencia. Ante tanta impertinencia. Porque Rafa, aunque pierda, es un gran ejemplo a seguir. Y Rafa, aunque sea el Presidente de Honor de la Fundación en Mallorca, ha cedido protagonismo con toda su humildad, a Carmen, Jorge y Alex. Para esos periodistas ni ellos, ni el Congreso existía. Qué pena que no hayan servido de voz a tantos valores. Como los de este ser humano sobrenatural, Nadal, que sabe que para ganar, también hay que perder. E incluso en esto, es un ejemplo a seguir. Porque él, si sabe lo que de verdad importa.

Un comentario en “Lo que de verdad NO importa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*