En rojo y blanco

En rojo y blanco

Cuando estas palabras vean la luz (o sea, hoy) ya sabremos el equipo que ha ganado la Copa del Rey de fútbol. Tiemblo. Mientras estas palabras se gestan (o sea, ayer), esta atlética furibunda (o sea, yo) escribe con el corazón agarrotado ante la inminente celebración del partido. Un nuevo derbi. Atlético de Madrid- Real Madrid. Pongo al Atleti primero harta de que lo pongan siempre detrás del equipo merengue. Aunque se juegue en el Bernabéu. Que tiene guasa. A millón las entradas y una no puede ir ni por el precio, ni por el sitio. Que antes muerta que gastarme un dineral en terreno blanco. Les estoy viendo. Con la sonrisita de siempre. “No hay manera de que nos ganéis en el Bernabéu”. Asesinato asegurado. Que escucho una vez más esta frasecita y no controlo. Porque si la final se celebrara en Mestalla, por ejemplo, con lo que me gustan Valencia y los valencianos, si perdiéramos (Dios no me escuche) pues es como distinto. No tiene tanta importancia. Terreno neutral. Mi amigo Vivi, un hombre diez (solo los atléticos alcanzan esta categoría), interrumpe mis pensamientos “¿Qué pasa Martita, cómo lo llevas?” “Histérica, imagínate. Catorce años sin ganar.” “Pues si perdemos, perdemos, mira el lado positivo. Que la última vez que les ganamos fue en el 99 y esa misma temporada nos fuimos a Segunda. Además, pase lo que pase, ellos estarán enfadados, despotricando contra Mou, que es lo único que saben hacer, y nosotros aunque perdamos, que es lo más probable, animando hasta el último minuto”. Me emociono. Lo oigo. “Ole, ole, ole, Cholo Simeone”. Se me pone la carne de gallina. Me importa un pito (¿miento?) el resultado. Me enorgullezco. Del Atleti se nace, no se hace. Si ganamos bien, y si no, adelante. “Claro, a los atléticos nos interesa el camino, la travesía, sin metas. Queremos y defendemos al club como si fuera un hijo, con sus defectos y sus carencias, que es como hay que querer. Los otros sin embargo…”. Corto y cambio. Por si las moscas. Pero qué razón tiene. Pase lo que pase, haya pasado lo que haya pasado, nunca, jamás, tendrán lo que nosotros tenemos. Afición. Esto se llama afición. Lo demás son tonterías. Y punto. “Ole, ole, ole, Cholo Simeone”. Va por ti papá. ¡AÚPA ATLETI!

2 comentarios en “En rojo y blanco”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*