La progresión del carácter

Ha pasado de ser una depresiva feliz a una eufórica feliz, de ver la televisión las 24 horas -mintiendo a su marido diciéndole que no había parado en toda el día-,  a no dejar de hablar y, lo peor, ávida …

Aquellos maravillosos años

Los hijos. En concreto hoy, la hija. La mía. Con la que tengo la “inmensa” suerte de compartir prácticamente la misma talla de ropa y de zapatos. Esa maravilla de 19 años que sin miedo ni vergüenza arrasa con mi …